domingo, 19 de abril de 2009

RESUMEN DEL LIBRO NIÑO RICO, NIÑO LISTO

Capitulo 1

Todos los niños nacen ricos e inteligentes

Mis dos padres fueron grandes maestros. Sin embargo, tan diferentes como eran, ambos padres consideraban en las mismas cosas acerca de los niños. Ambos creían que todos los niños nacen inteligentes y ricos. Ambos creían que un niño aprende a ser pobre y aprende a creer que él es menos inteligente que otros niños. Ambos padres fueron grandes maestros porque tenían fe en sacar a la luz el talento con que nace cada niño. Mis dos padres fueron grandes maestros porque rara vez trataron de introducir por la fuerza las ideas en mi cabeza. No debo olvidar a las madres. Mi madre era una gran maestra y también un modelo de conducta. Muchas veces, cuando estoy lastimado y deseo herir a los demás, pienso en mi madre y recuerdo que debo ser más amable... Tanto mi madre como mi padre estaban emocionados con la idea y no podían esperar a formar parte de la organización. Yo podía afirmar que ella era una gran compañera en la vida del padre de Mike. Ella era una gran comunicadora, de una manera muy discreta.
Y lo era.
Cuando mi madre leyó la boleta de calificaciones, estaba emocio­nada. Cuando le expliqué que yo sólo estaba obede­ciendo las instrucciones de mi madre, mi padre volteó a mirarla y le dijo: "Los niños pequeños son peleoneros. Es importante que todos los niños aprendan cómo tratar a los peleoneros.
"Bien, no los golpees", dijo suavemente mi padre. Al día siguiente mi madre y mi padre fueron llamados a la escuela. La maestra y el director estaban muy enojados. Cuando mi padre y mi madre entraron a la oficina, yo estaba sentado en una esquina, cubierto de lodo. "¿Qué ocurrió?", preguntó mi pa­dre cuando tomó asiento.
Los niños comenzaron a molestarlo. Cuando me apresuré al lugar donde estaba, los niños atacaron a Robert.

Capitulo 2

¿Es su hijo un genio?

Cuando yo estaba en el cuarto grado mi maestra anunció a la clase: "Niños, tenemos el honor de contar con un genio entre no­sotros. Hasta en­tonces Andy la Hormiga, como llamábamos a Andrew, era sólo otro chico de la clase. Sin comprender lo que significaba el coeficiente intelectual, levanté la mano y le pregunté a la maestra: "¿Qué significa coefi­ciente intelectual?"

"Eso es correcto", respondió mi padre. "Tú tienes mucho ma­yor coeficiente intelectual deportivo que Andy... pero Andy tiene mucho mayor coeficiente intelectual académico que tú.
Nuevamente mi padre asintió. Cuando dicen que alguien tiene un alto coefi­ciente intelectual, se refieren al coeficiente intelectual escolar o académico. Las actuales pruebas de coeficiente intelectual miden principalmente el coeficiente intelectual verbal de una persona, o su capacidad para leer y escribir.
"Sí", dijo mi padre.

Capitulo 3

Dé poder a sus hijos (antes de darles dinero)

Una de fas preguntas que me formulan con mayor frecuencia es si se necesita dinero para ganar dinero.
Mi respuesta es que no se necesita, Y agrego: "El dinero provie­ne de sus ideas simplemente porque el dinero es tan sólo una idea."Cambie unas cuantas ideas y puede ganar poder sobre el dinero, en vez de permitir que el dinero tenga poder sobre usted.

Mi padre rico solía decir: "La gente es pobre simplemente porque tienen ideas pobres." También decía: "La mayoría de la gente pobre aprende sus ideas sobre el dinero y la vida de sus padres. Dado que no enseñamos nada acerca del dinero en la escueta, las ideas sobre el dinero son transmitidas de padre a hijo, por generaciones."

En Padre rico, padre pobre, la lección número uno de mi pa­dre rico fue que la gente rica no trabaja por dinero. Mi padre rico me enseñó a hacer que el dinero trabajara para mí. La familia de Richie sabía cómo hacer que el dinero tra­bajara para ellos, y le enseñaron ese conocimiento a sus hijos. Comprendo ahora por qué su familia era mar-, rica que la mía; lo veo transmitiendo ese conocimiento a sus hijos. Lo veo transmitiendo el poder sobre el dinero. Y es ese poder sobre el dinero lo que hace que la gente sea rica... no el dinero mismo.

A menudo me preguntan "¿A qué edad se debe comenzar a ense­ñar a los hijos acerca del dinero?"
MÍ respuesta es: "Cuando su hijo cobre interés en 61." A conti­nuación agrego: "Tengo un amigo con un hijo de cinco años de edad.

Me referiré posteriormente a la importancia de la fórmula gana­dora del hijo. Se casaron y tuvieron hijos... Sus dos hijos siguen los pasos de sus padres. Fórmulas ganadoras con poder
En lo que se refiere al dinero, mucha gente desarrolla una fórmula ganadora sin ningún poder. Por extraño que parezca, muchas personas establecen una fórmula que pierde dinero porque es la única fórmula que conocen.

Capitulo 4

Si usted desea ser rico, debe hacer su tarea

Después de una sólida y saludable percepción de uno mismo, uno de los componentes más importantes de la riqueza es la tarea en casa.
En mis libros anteriores expliqué cómo aprendí acerca del di­nero al trabajar con mi padre rico desde la edad de 9 años y hasta los años que pasé en la universidad. A cambie de mi trabajo, él pasó muchas horas enseñándonos a su hijo y a mí los pormenores de dirigir un negocio, así como las habilidades necesarias para ser un inversionista. Hubo muchos sábados en que me hubiera gusta­do estar deslizándome sobre las olas con mis amigos o practican­do algún otro deporte, y sin embargo me encontré sentado en la oficina de mi padre rico, aprendiendo de un hombre que un día se convertiría en uno de los ciudadanos más ricos de Hawai.

Durante una de esas lecciones sabatinas mi padre rico nos pre­guntó a Mike y a mi "¿Saben por qué yo siempre seré más rico que la gente que trabaja para mí?"
Mike y yo nos sentamos sin saber qué responder por un mo­mento, buscando en nuestras mentes la respuesta apropiada. Al principio parecía una pregunta estúpida, pero conociendo a mi padre rico, sabíamos que había algo importante qué aprender. Fi­nalmente me atreví a decir la que consideré era la respuesta más obvia: "Porque ganas más dinero que ellos", dije.

"Devuelves esas cuatro casas verdes y compras un hotel rojo", dije. "Y esa es una de las fórmulas para obtener una gran riqueza", dijo mi padre rico. "Aquí mismo, en el tablero de juego de Mono­polio, tienes una de las mejores fórmulas para obtener riqueza en el mundo. Es una fórmula que muchas personas han seguido para convertirse en ricos más allá de sus sueños más ambiciosos."

"Estás bromeando", dije con un poco de escepticismo. "No puede ser tan sencillo."
"Es así de sencillo", confirmó mi padre rico. "Durante años he tomado el dinero que he ganado en mi negocio y simplemente crecerá en esa dirección. La ciudad ha anunciado planes para ubi­car el nuevo aeropuerto del otro lado de esta propiedad.
"¿Así que las casas y la tierra estarán entre el pueblo y el aero­puerto?" pregunté.
"Has comprendido", dijo mi pudre rico. "Luego, cuando llegue el momento oportuno, derribaré todas esas casas de renta y conver­tiré esta tierra en un parque industrial de baja densidad. Y entonces controlaré una de las propiedades más valiosas del pueblo."

Capitulo 5

Cuántas fórmulas ganadoras necesitará su hijo?

Al mirar en retrospectiva las vidas de mi padre rico y mi. Padre pobre, me he dado cuenta de que uno de ellos, mi padre neo, era más exitoso que el otro simplemente porque tenía mi formulas ganadoras.
Yo considero que la razón por la que Adrián enfrenta dificulta­des financieras a esas alturas de su vida es porque no tuvo sufi­cientes fórmulas ganadoras para prepararse a lo largo de su vida. Adrián no es la única persona que pasa dificultades debido a que carece de fórmulas ganadoras. Hay mucha gente que tuvo buen desempeño escolar pero que no obtuvo de la escuela suficientes fórmulas ganadoras para que le fuera bien en la vida. El siguiente capítulo está escrito para que los padres de familia preparen a sus hijos con suficientes fórmulas ganadoras con el fin de que ganen en el juego de la vida.
Su hijo necesita un mínimo de tres fórmulas ganadoras
Existen tres fórmulas ganadoras principales que un niño necesi­ta aprender para tener éxito profesional y financiero en su vida posterior:
Una fórmula ganadora de aprendizaje. Una fórmula ganadora profesional, Una fórmula
Descubrir la fórmula ganadora de aprendizaje de su hijo
Mi amiga Adrián tuvo un buen desempeño escolar porque apren­día rápidamente y disfrutaba de la escuela. Le era fácil leer, escri­bir y hacer operaciones aritméticas. Adrián pasó por la universi­dad y obtuvo un grado de licenciatura. Debido a que tuvo un buen desempeño estudiantil, le gustaba la escuela y ésta constituyó una experiencia positiva. Dado que su experiencia escolar era pos i ti -
Adrián ha regresado a la escuela, a la edad de 53 años y ha reuni­do suficientes créditos para solicitar su ingreso a la escuela de
Derecho.
Mi padre inteligente no estaba consciente de la obra de Rudolf Steiner, pero estaba consciente de ese período de desarrollo en la vida del niño. Cuando advirtió que yo no tenía un buen des­empeño escolar y cómo me afectó ser amigo de Andy la Hormi­ga cuando me enteré de que Andy era un genio y yo no lo era, comenzó a observarme y a guiarme más estrechamente. Por eso me alentó a que practicara más deporte. Él sabía que Andy apren­día al leer y que yo aprendía al hacer. El quería que yo supiera que yo también podía sobrevivir académicamente a mi manera. Él quería que yo encontrara una forma de mantener mi confian­za en mi mismo en la escuela, incluso si lograba eso mediante los deportes en vez de por medio de los estudios.
Nuestra familia también estaba teniendo problemas de dinero en esa época. Yo sospechaba que mi padre inteligente se daba cuenta de cuánto me afectaba su incapacidad para ganar suficien­te dinero. Él sabia que al regresar de la escuela yo encontraba a menudo a mi madre llorando por las cuentas que teníamos que pagar. Creo que él sabía que yo probablemente comenzaría a bus­car una identidad diferente a la suya, y lo hice. Comencé a estudiar con mi padre rico a la edad de 9 años. En retrospectiva, yo buscaba mis propias respuestas sobre la manera en que podría ayudar a mi familia durante ese período de dificultades económi­cas. Definitivamente yo estaba buscando una identidad que no era como la de mi mamá y mi papá.

Capítulo 6

¿Será obsoleto su hijo al cumplir 30 años de edad?

Cuando yo era un niño, mis padres daban por sentado que me graduaría, obtendría un trabajo, sería un empleado leal, subiría por la escalera corporativa y permanecería allí hasta que me re­tirara. Después de mi retiro recibiría un reloj de oro y jugaría al golf en alguna comunidad de jubilados y conduciría mi carrito de golf al ponerse el sol.

Mientras más viejo es usted, menos valioso se vuelve

La idea de tener un empleo a lo largo de la vida es una idea de la era industrial. A partir de 1989, cuando se derrumbó el Muro de Berlín y se creó la internet, el mundo y las reglas del empleo han cambia­do. Una de las reglas que ha cambiado es aquella que enuncia que: "Mientras más viejo es usted, más valioso se vuelve" (para el nego­cio). Eso quizá fue verdadero en la era industrial, pero las reglas son exactamente las contrarias hoy en día. Para mucha gente en !a era de !a información, mientras mas viejo es usted, menos valioso se vuelve.
Por eso un hijo necesita tener una fórmula ganadora del apren­dizaje tan sólo para mantener el paso de los cambios que se aveci­nan. La fórmula ganadora del aprendizaje de un niño debe ser

Las mejores calificaciones no cuentan

El futuro no le pertenece al niño que abandona la escuela con las mejores calificaciones. Le pertenece al niño que tenga la mejor fórmula ganadora de aprendizaje y las ideas técnicas más novedosas. Más importante que aprender cómo presentar pruebas para obtener buenas calificaciones, un niño necesita aprender cómo aprender; aprender cómo cambiar y aprender cómo adaptarse más rápidamente que sus compañeros de clase. ¿Por qué? Porque mu­chas de las habilidades por las que los empleadores y los negocios pagarán bien en en futuro no se enseñan en la escuela hoy. Tan sólo observe el clima de los negocios de la actualidad. La gente por la que hay mayor demanda es la que comprende la internet, un tema que no se enseñaba en las escuelas tan sólo hace unos años. Las personas por las que hay menor demanda son las personas de mi generación, que desean buenos sueldos pero han perdido con­tacto con la era de la información.

Capítulo 7

¿Podrá retirarse su hijo antes de cumplir 30 años de edad?

Adelante y atrás entre dos mundos
Nunca comprendí por qué estudiábamos materias que sabía­mos que nunca utilizaríamos... o al menos que nunca nos dijeron cómo las utilizaríamos. Y a continuación tener que presentar exá­menes sobre esas mismas materias en que yo no tenia interés, y ser etiquetado como inteligente o estúpido dependiendo de cuáles fueran mis resultados en esas pruebas, realmente me parecía como "el país de las maravillas" de Alicia.

¿Por qué estoy estudiando estas materias?
Un día decidí formular la pregunta que me había tenido intrigado durante años. Finalmente reuní el valor suficiente y le pregunté a mi maestra: "¿Por qué estoy estudiando y presentando exámenes sobre materias en que no tengo interés y que nunca utilizaré?"

Su respuesta fue: "Porque si no obtienes buenas calificacio­nes, no conseguirás un buen empleo."

Esa fue la misma respuesta que escuché de mi padre verdade­ro. Sonaba como un eco. El problema es que la respuesta no tenía mucho sentido. ¿Qué relación existía entre estudiar las materias en que no tenía interés y que no utilizaría y conseguir un empleo? Ahora que había encontrado mi fórmula ganadora para la vida, la idea de ir a la escuela y estudiar materias que no utilizaría para conseguir un empleo —un empleo que yo no planificaba conse­guir tenía incluso menos sentido. Después de pensar acerca de eso durante un rato, respondí: "¿Pero qué pasa si no quiero un empleo?"
Con lo anterior, recibí una sonora respuesta de "siéntate y vuelve a tu trabajo".

La escuela es importante

No estoy sugiriendo que saque a su hijo de la escuela y compre un juego de Monopolio. Una sólida educación es muy importante. La escuela enseña habilidades académicas y de aprendizaje bási­cas, y luego enseña habilidades profesionales. Aunque no estoy de acuerdo totalmente en la manera en que el sistema enseña o en lo que enseña, todavía resulta básico ir a la escuela y pasar por la universidad o la escuela de oficios para tener éxito en la vida.

Capítulo 8

Mi banquero nunca me ha pedido mi boleta de calificaciones

Mi padre rico asintió con la cabeza. "Es la boleta de calificacio­nes de los adultos. Nuevamente, el problema es que la mayoría de los adultos no saben realmente qué cosa son los estados financieros."

"¿Es la única boleta de calificaciones que tienen los adultos?" pregunté. "¿Existen otras boletas de calificaciones?"

"Sí, existen otras boletas de calificaciones. Tus estados fi­nancieros son una parte importante de la boleta de calificacio­nes, pero no son tu única boleta de calificaciones. Otras boletas de calificaciones son tu revisión de salud anual, que por medio de las pruebas de sangre y otros procedimientos importantes te dice qué tan bien estás y qué necesitas hacer para mejorar. Otra boleta de calificaciones es la tarjeta de marcador en tu juego de golfo de boliche. En la vida existen muchos tipos diferentes de boletas de calificaciones, y los estados financieros de una per­sona son un tipo importante."

"De manera que una persona puede obtener sólo 'A' en su bo­leta de calificaciones de la escuela, y luego tener 'F' en los esta­dos financieros de su vida?" le pregunté. "¿Es eso lo que estás diciendo?"

Mi padre rico asintió. "Eso ocurre todo el tiempo."

Las boletas de calificaciones indican dónde se necesita mejorar

Esa calificación reprobatoria resultó ser una cosa positiva a lar­go plazo porque tanto Mike como yo nos esforzamos un poco más en la escuela, a pesar de que nunca fuimos grandes estu­diantes. Yo recibí nominaciones del Congreso por parte del se­nador de mi estado para asistir a la Academia Naval de los lista­dos Unidos en Annapolis, Maryland, y la Academia de la Mari­na Mercante de los Estados Unidos en Kings Point. Nueva York. Mike decidió permanecer en Hawai para seguir como aprendiz de su padre, así que asistió a la Universidad de Hawai, de donde se graduó en 1969, ei mismo año en que yo me gradué de Kings Point. A largo plazo, esa calificación reprobatoria resultó no te­ner precio, porque ocasionó que tanto Mike como yo cambiára­mos nuestra actitud hacia la escuela.

La relación

"Es el flujo de efectivo entre la declaración de ingreso y la hoja de balance lo que verdaderamente define qué es un activo o un pasi­vo'1 dijo mi padre rico una y otra vez.

Si quiere usted darle a su hijo un buen inicio financiero en la vida, memorice esa frase y repítala una y otra vez a su hijo. Su hijo debe comprender esa afirmación y repetirla frecuentemente para que le quede grabada. Si sus hijos no comprenden esa afir­mación, hay muchas posibilidades de que salgan, compren palos de golf, los guarden en su cochera y los enumeren como un activo cuando llenen una hoja de estados financieros para el banco cuan­do solicitan un préstamo. En el mundo de mi padre rico, un juego de palos de golf guardados en la cochera no es un activo. Pero en muchas solicitudes de crédito usted puede contar esos palos de golf—que son una bolsa de basura - como activos. Están enu­merados en la columna de activos, en una sección denominada "Efectos personales." Es allí donde usted puede enumerar sus za­patos, sus bolsas, sus corbatas, sus muebles, sus platos y sus vie­jas raquetas de íenis como activos en la columna de activos; y esa es la razón por la que la mayoría de la gente no se vuelve rica. No conocen la relación entre la declaración de ingresos y la hoja de balance.

Capítulo 9

Los niños aprenden jugando


Aptitudes de supervivencia financiera para el mundo real

Una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer fue cerrar mi fábrica y despedir a 35 empleados fieles. Escribí sobre esa ordalía personal durante los años setenta en otro libro. Tuve que cerrar mi fábrica porque no pude enfrentar más la competencia con Asia y con México. Mis costos de mano de obra y los costos para dar cumplimiento con las regulaciones gubernamentales eran demasiado adiós. En vez de combatir a la competencia, decidí unirme a ella, lo que provocó que mi fábrica fuera trasladada a otro país. Yo gané, pero mis empleados perdieron. Cuando la gente me pregunta por qué escribo sobre dinero cuando no necesito hacer­lo, a menudo pienso en el día en que tuve que despedirme de mis empleados... y esa es cuanta razón necesito.

Cuando cerré la fábrica yo estaba pagándoles a mis trabajado­res menos de 3.50 dólares por hora. Hoy en día, 24 años después, esos mismos trabajadores estarían ganando apenas un poco más de 5 dólares por hora, o el salario mínimo. Es posible que incluso hubieran recibido aumentos de sueldo, pero no creo que éstos les hubieran servido de mucho. Las únicas habilidades de supervi­vencia que hubieran desarrollado, incluso si hubieran ganado más dinero, consistirían en ir de un trabajo a otro, trabajar duro y tratar de ganar más dinero. Como mi padre rico me enseñó, "el dinero por sí solo no le vuelve a usted rico, de la misma forma en que un empleo seguro y confiable-no necesariamente le hace a usted sen­tir seguro".

Diviértase enseñándole a su hijo a ser rico

Me en­señó de acuerdo a mi propio programa de aprendizaje y mi deseo de aprender, y no conforme a la necesidad de que yo pasara una prueba. Definitivamente no estaba preocupado porque yo compi­tiera contra otros chicos por las mejores calificaciones, como lo están muchos padres de familia. Mi padre inteligente me enseñó de una manera muy similar.

Los maestros necesitan ayuda

El sistema educativo actual no permite que los maestros enseñen de esa manera, ni permiten que los maestros tengan el tiempo necesario para darle a cada niño la atención que este necesita. El sistema quiere que los maestros movilicen a los niños a lo largo de una especie de programa de producción en masa. El sistema escolar es una fábrica que funciona de acuerdo con el programa de producción de la fábrica y no conforme al programa de aprendizaje del niño.

Capítulo 10

Por qué los ahorradores son perdedores

El otro día estaba mirando el televisor y un psicólogo infantil, convertido en asesor financiero, dijo en un programa: "Es impor­tante enseñar a su hijo a ahorrar dinero." La entrevista continuó con fa burla usual sobre comenzar a edad temprana los buenos hábitos financieros, así como la serie usual de lugares comunes como "un centavo ahorrado es un centavo ganado" y "ahorrar para un día lluvioso."

Mi madre solía decir a sus cuatro hijos: "No sean deudores ni prestamistas." Y mi padre solía decir: "Me gustaría que tu madre dejara de pedir dinero prestado a los prestamistas para que pudié­ramos poner algún dinero en nuestros ahorros."


La lección de mi padre rico sobre ahorros

Mi padre rico diría: "Los ahorradores son perdedores." No es que estuviera en contra de los ahorros. La razón por la que decía que los ahorradores son perdedores, era por que él quería que Mike y yo miráramos más allá. En Padre rico, padre pobre, la lección número uno de mi padre neo era: "Los ricos no trabajan por dine­ro." En vez de que nosotros trabajáramos por dinero, él quería que Mike y yo aprendiéramos cómo hacer que el dinero trabajara duro para nosotros. Y mientras los ahorros son una forma de ha­cer que el dinero trabajara para nosotros, en su mente, el concepto de ahorrar dinero y tratar de vivir únicamente de los intereses era un juego para perdedores y él podía demostrarlo.
Capítulo 11

La diferencia entre la deuda buena y la mala

¿Conoce usted la diferencia entre el bien y el mal?

En la escuela, los maestros enfocan la mayor parte de su tiempo en buscar las respuestas correctas y las respuestas equivocadas. En la iglesia, gran parte de la discusión es acerca de la batalla entre el bien y el mal. En lo que se refiere al dinero, mi padre rico también nos enseñó a su hijo y a mí a conocer la diferencia entre el bien y el mal.

El pobre y los bancos

Cuando era niño conocí a muchas familias pobres que no confiaban en !os bancos ni en los banqueros. Muchas personas pobres se sentían incómodas cuando hablaban con un banquero vestido de traje. Así que en vez de ir al banco, muchos de ellos simplemente escondían su dinero bajo el colchón o en otro sitio de resguardo... en tanto no se tratara del banco.

Mis padres, por otra parte, como gran parte de la clase media, veían a los bancos como un sitio seguro para guardar el dinero. A menudo decían a sus hijos: "Es tan seguro como el dinero en el banco," De manera que percibían a los bancos como un buen lu­gar para guardar su dinero, pero también consideraban que pedir.

Capítulo 12

Aprender con dinero real

"Le estaba enseñando a trabajar por el dinero", rae dijo el pa­dre. "Normalmente, si se hubiera acercado a mi y me hubiera pe­dido los palos de golf, yo le hubiera dicho que ganara el dinero para comprar los palos de golf. Luego de leer sus libros me di cuenta de que estaba programándolo para convertirse en un con­sumidor que trabajaba duro. El estaba siendo programado para ser un trabajador en vez de un hombre rico que sabe que su dinero trabaja duro para él."

"¿Qué hizo usted de manera diferente?", le pregunté. "Bien, le dije que fuera a caminar por el vecindario y buscara trabajos que necesitaran ser realizados. Normalmente le hubiera dado el dinero por medio de una mesada y le hubiera dicho que ahorrara lo suficiente para comprar los palos de golf."

"Eso es interesante", ie respondí. "En vez de enseñarle que merecía automáticamente el dinero, usted le dijo que buscara opor­tunidades y ganara dinero", agregué.
Asintiendo, el orgulloso padre me dijo: "Yo creí que se enoja­ría, pero en realidad se emocionó con la idea de comenzar su pro­pio negocio, algo que hacer por cuenta propia en vez de pedirme el dinero. Así que se marchó y cortó el césped de las casas durante el verano y pronto obtuvo 500 dólares, que hubieran sido más que suficientes para pagar sus palos de golf. Pero entonces hice algo más, que fue diferente." "¿Qué hizo?", pregunté.

"Lo llevé a una casa de corretaje y adquirió unidades de fon­dos mutualistas de alto crecimiento por 100 dólares. Le dije que ese dinero serviría para pagar su educación universitaria."
"Eso está bien", dije. "¿Entonces le permitió comprar sus pa­los de golf?"
"Oh, no", dijo el padre, rebosante de orgullo. "Entonces hice algo que su padre rico hubiera hecho."

"¿Y qué fue eso?", pregunté cautelosamente. "Tomé sus 400 dólares y le dije que los conservaría en mi po-er hasta que él encontrara un activo que sirviera para comprarle 3S palos de golf."
"¿Qué?", pregunté. "¿Le pidió usted que comprara un activo? ¿así que usted retrasó su necesidad de gratificación todavía más áempo?"
"Sí", dijo el padre. "Usted dijo que retrasar la gratificación era
Un aspecto importante para desarrollar la inteligencia emocional. Así que tomé su dinero y retrasé su gratificación."
''¿Y qué ocurrió entonces?", pregunté.
"Bien, él se enojó por cerca de media hora y luego se dio cuen­ta de lo que yo estaba haciendo. Una vez que se dio cuenta de que ; estaba tratando de enseñarle algo, comenzó a pensar. Y una vez que comprendió lo que yo estaba haciendo, comprendió la lec­ción", dijo el padre.

Capítulo 13

Otras formas de incrementar el coeficiente intelectual financiero de su hijo

Con ese comentario supe que é! terminaría trabajando toda su vida. Yo pude sentir que él probablemente continuaría con su favor tenga el cuidado de utilizar palabras que puedan com­prender. Si ellos aprenden mejor mediante medios físicos, tenga cuidado especial en utilizar definiciones que sus hijos puedan ver, tocar y sentir, sin importar qué tan grandes sean. Los juegos son grandes maestros porque proporcionan un aspecto físico al nuevo vocabulario financiero que su hijo está aprendiendo.

E! poder de las palabras

A! inicio de este capítulo mencioné mi conversación con el re­portero. Se trataba de un hombre brillante, éramos aproximada­mente de la misma edad y disfruté el tiempo que pasé con él. Compartimos muchos intereses en la vida, pero cuando se trata­ba del dinero, abordábamos el tema desde puntos de vista muy diferentes. Dos aspectos me hicieron comprender inmediatamente que yo debía ser cuidadoso con lo que decía en su presencia, porque podía mal interpretar lo que yo decía acerca del dinero. El primer aspecto es que el dinero es un tema muy emocional y el segundo es que tengo un enorme respeto por e! poder de !a prensa. La prensa tiene el poder de crearlo a usted y tiene el poder de destruirlo... Así que fui especialmente cuidadoso de lo que le dije en lo que se refiere a mis puntos de vista sobre el dinero.

Capitulo 14

¿Para qué es una mesada?

El dinero es una herramienta de enseñanza, dijo mi padre rico, i "Yo puedo entrenar a la gente para que haga muchas cosas. Todo lo que tengo que hacer es agitar un fajo de billetes en el aire y la gente responde. De la misma forma que un entrenador utiliza la comida para enseñar a los animales, si dinero es utilizado en gran medida con los humanos."

"¿No es cruel considerar de esa manera al dinero y la educa­ción?" le pregunté. "Lo haces sonar tan crudo y dcshumanizado."

"Me alegra oír que dices eso", dijo mi padre rico. "Yo quería sonar crudo y deshumanizado

"¿Por qué?" Le pregunté.

"Porque quería que estuvieras consciente del otro lado del dinero. Yo quería mostrarte el poder que el dinero puede tiene:. Yo quiero que conozcas el poder y quiero que tengas respeto por es poder. Si tienes respeto por el poder, posiblemente no abu­ses del poder del dinero cuando lo tengas."

"¿Qué quieres decir con e! otro lado del dinero?" el pregunté Yo tenia 17 años de edad y estaba entrando a mi último año en la preparatoria. Hasta entonces, mi padre rico me había enseñado la manera de adquirir, conservar e invertir el dinero. Ahora comen aba a enseñarme algo nuevo acerca del dinero.

Mi padre rico sacó una moneda de su bolsillo. Sosteniéndola en lo alto, dijo: "Cada moneda tiene dos lados. Recuerda eso." Colocando la moneda de regreso en el bolsillo, agregó: "Vamos a! centro de la ciudad."

Capítulo 15

¿Cómo descubrir el genio natural de su hijo?

El propósito de lo anterior no fue discutir mi carencia de habili­dad para nadar, sino ilustrar que todos aprendemos de manera diferente y hacemos las cosas de forma distinta. A pesar de que no puedo dar una brazada de natación adecuada, me parece mucho más práctico nadar con mis propias brazadas. Yo nunca nadaré en competencias como mi amigo Willy, y nunca ganaré premios por mi elegante estilo, pero hacer las cosas a mí manera funcionan para mi y pienso que muchos de nosotros somos así. Sabemos lo que deberíamos estar haciendo, pero preferimos hacer las cosas de la manera que nos gusta. Sus hijos son de la misma forma respecto al aprendizaje.

Para descubrir el genio de su hijo usted debe averiguar primero cómo les gusta aprender y por qué aprenderán algo. Por ejemplo, yo no aprendí a nadar porque no me gustaba aprender a nadar, aprendía porque quería deslizarme en una tabla sobre las olas. Si no fuera por ese deporte, no tenia interés en aprender a nadar y obligarme a aprender sólo hizo que odiara la natación todavía más. En vez de comenzar en la parte menos profunda con todos los niños, yo era feliz saltando a la parte más profunda y aprendiendo a sobrevivir. Lo mismo sucede en lo que se relaciona con apren­der a leer los estados financieros. No aprendí contabilidad porque quisiera ser un contador. Aprendí contabilidad básica porque que­ría ser rico. SÍ usted piensa que mis brazadas de natación son feas, debería ver mi contabilidad.

Mi padre inteligente se dio cuenta de que yo no era una estrella académica y por eso me alentó a buscar mi propio estilo de apren­dizaje. En vez de obligarme a ajustarme y seguir las maneras tra­dicionales de aprendizaje, me alentó a "saltar la parte profunda de la albarca y nadar para sobrevivir". Él no estaba siendo cruel. Se anos de edad comencé a deslizarme sobre las olas, pero todavía no podía nadar con el estilo.

Capítulo 16

Más opciones le dan más oportunidades de tener éxito

El hecho que querernos destacare este capítulo es que en el mundo actual tenemos más opciones. Cada ve? que agregamos una nue­va industria, como la industria aeronáutica o la industria de la computación, ampliamos nuestras opciones de carreras c intere­ses. Uno de los problemas de criar niños boy en día es que tene­mos demasiadas opciones, es decir, distracciones. Sin embargo, mientras más opciones tenemos, más grande es nuestra oportuni­dad de tener éxito.

Si los padres comienzan a eliminar las opciones de sus lujos, eso puede crear discordia en el hogar. SÍ. como padre, usted les dice: "No hagas esto" o "no hagas aquello", existe la posibilidad de que sus hijos harán lo que usted no quiere que hagan, o que quizá ya lo hayan hecho.

Una de las cosas que funcionaba cuando yo era niño era que mis padres no limitaban mis opciones sino que simplemente me ofrecían más alternativas. Eso no significa que yo no era castiga­do cuando "me pasaba de la raya", pero una de las cosas que mis dos padres hicieron fue ofrecerme más alternativas en vez de limitarme a lo que podía o no hacer.
Al tener la opción, yo sabia que el curso de estudios que mejor se acomodó a mi persona fue el que me condujo a los cuadrantes "Ü" e "I." Yo sabía que eso era lo que quería ser cuando creciera. Hoy en día, ya sea que nos encontremos en los cuadrantes "E", "A" o "D", todos necesitamos ser inversionistas, o formar parte del cuadrante "L" Ojalá usted no espere que el gobierno o la com­pañía para la que usted trabaja se hagan cargo de usted después de su retiro.
Opciones y consecuencias
Una tremenda ventaja financiera inicial que mi padre rico me dio fue la comprensión de las opciones y consecuencias que se en­cuentran en los estados financieros.

Cuando usted observa la totalidad de los estados financieros, puede comprender cuál fue la importancia de su educación.

1 comentario:

  1. excelente libro de mayor importancia para nuestros hijos y darle una buena educacion desde temprana edad

    ResponderEliminar